6 de marzo de 2009

Azotado, crucificado y ... ¿dardeado?

Esta foto es la que ha utilizado una querida hermandad para ilustrar en su boletín cuaresmal la información sobre la restauración de la imagen de su cristo titular. La imagen muestra la talla ensartada por lo que -a primera vista- parece una especie de dardos. Aunque mi ignorancia sobre los procesos de restauración de imágenes es total, llego a entender que esos "dardos" pueden ser una especie de testigos o técnica usada para el diagnóstico del deterioro de la talla. La cuestión es que ¿hay que ser tan explícito con cierta información gráfica sobre nuestras imágenes devocionales? Lo cierto es que la imagen me parece un tanto violenta y, la verdad -mi verdad- sea dicha, esta foto de la representación de Dios no cumple con el objetivo evocador que a mi entender, tienen o deben tener las imágenes sagradas. Seguramente, la inserción de esta foto se ha hecho para rodear el proceso de restauración de cierta trasnparencia y con el ánimo de destacar el buen hacer del restaurador. Sin embargo, la publicación de esta entrada se justifica en la conversación que mantuve con un amigo sobre la manipulación que hice de una imagen de otro cristo (le tapé los ojos) con el ánimo de que fuera reconocida por los justos, ya que en el artículo hablaba sobre pecadores con escasa materia gris. Este amigo y asiduo a mis entradas, me manifestaba la molestia que le ocasionó la imagen manipulada y los sentimientos encontrados hacia mi persona que esa manipulación pudo ocasionar. En ningún caso, tuve la intención de molestar a nadie, aunque sí pienso que lo grave hubiese sido tapar físicamente la cara de la imagen con un paño y posteriormente hacerle la foto.
En este caso, quiero dejar claro, que no he manipulado la imagen y que esta foto ha sido publicada, impresa en papel y distribuida por muchos hogares de ese lugar de la campiña de cuyo nombre no puedo olvidarme. Esa es la diferencia.
Y sigo preguntándome ¿era necesario?

3 comentarios:

El Excomulgado dijo...

Pues a mi ya sabes que no me parece nada grave ni esta imagen, ni la que pusiste en la polémica entrada. No son más que tallas, obras de arte si queréis. ¿Se escandalizarían igual los que se ponen las manos en la cabeza por esto, por una Gioconda con los ojos tapados, o por un Discóbolo con un paño por encima? Yo pienso que no. Y cuando alegan que esas no son representaciones de dios y sus tallas sí; depende de la talla de la que hablemos, porque ¿a qué no os hace la misma gracia que le tapen la cara a una talla de vuestra hermandad en vez de a las de otras hermandades? ¿No es esto lo mismo que adorar al becerro de oro...?, que si el cristo de mi hermandad está más bien hecho, que si la virgen de la mía llora más... ¿No representa todas al mismo inexistente dios y a su madre?
No lo entiendo...

Er pena de Arahal dijo...

¿Qué fotos saldrán a la luz del Cristo de la Misericordia?

El aguador dijo...

Amigo Excomulgado: como tu nombre indica tu opinión no puede ser otra que la que nos ofreces. En cuanto a lo de la Gioconda y el Discóbolo no creo que puedan compararse pues éstas obras de arte no tienen el carácter sagrado que tienen las protagonistas de la entrada. Bien es cierto que ese carácter sagrado se lo otorga el hombre (ese es otro profundo y complicado tema) pero te diré que estas tallas fueron pensadas y creadas para conducir lo humano hasta lo divino, como una evocación de Dios. Estas imágenes deben inspirar fe y no lo contrario. Para eso se hicieron y para eso se hacen ;)

Pena: imagino que las fotos que váis a publicar son la de la restauración del Cristo de la Misericordia ¿no? Para mí es un error, si bien es cierto que ese documento sí debe constar en el archivo de la Hermandad como un proceso llevado a cabo y que redundará en la conservación de la imagen y en la historia de la misma. Como curiosidad artística sí es interesante y debería estar a disposición de quien lo quisiera apreciar. Sin embargo, a quien ve en el Cristo el Dios verdadero no le importa cuantas puntillas tenía de más, ni cuantas manos de barniz le dieron y por supusto, no creo que quieran ver las tablas que lo forman (por cierto, deberías cuidar un poco la forma de "pedir" para la causa...) Un abrazo, amigo!