3 de diciembre de 2008

Leña al mono... (menos a mí, que soy cofrade)

- ¡Primo! ¡Suelta el búcaro y lee esto...!

- ¡Voy p'allá!

- Lee, lee:

"Anónimo dijo...

el que ha escrito esa noticia es un payaso yo no le veo nada malo a esa "carta".al la (persona)que lo a escrito se le deberia caer la cara de verguenza por criticar a una hermandad y porsupuesto por taparle al cristo la cara y si eres tan valiente para escribir eso da la cara y di tu nombre sinverguenza"


- ¿Y esto qué es?

-Éste es el último comentario a la entrada que titulé ¿El fin siempre justifica los medios? Y van ya 31, hasta la fecha. Como bien saben los que han pasado por ese post y han manifestado libremente su opinión, en ningún momento he censurado ningún comentario mientras se ha mantenido el respeto aunque sí he llamado al orden a alguno cuya pasión le ha hecho perder las formas (aunque nada importante). Para no mentir, ante este último comentario me he planteado usar el poder que me otorga blogger y que no es otro que la posibilidad de borrarlo. No lo voy a hacer pese a la reiteración en el insulto. Es más, me va a servir para plantear una reflexión: la inmunidad de los cofrades.

- Pero es que tú no escarmientas... ¿Cómo se te ocurre meterte con las hermandades?

- Vamos a ver, primo de mi alma. Yo no me he metido con las hermandades, sino que no me ha parecido bien lo que han hecho algunos de los que la conforman. Porque.. ¿no creerás que los que conformamos las hermandades somos divinos y vivimos sin pecado?

- Hombre... pero un respeto.

- Yo he hablado con respeto, posicionándome ante una cuestión que no me parecía correcta. Incluso he mantenido en el anonimato el nombre de la imagen, el de la hermandad y hasta el de la ciudad, para no herir sensibilidades en demasía. Lo que pasa es que algunos se creen que en una hermandad pueden hacer lo que les venga en gana, que están blindados y que gozan de "inmunidad cofradiera"... y con las cosas de Dios hay que tener mucho cuidado.

- Ahí te doy toa la razón. A los que están arrimaos a las hermandades no les hace gracia que los critiquen...

- Sigo pensando que hay que ser muy osado para hablar en nombre de Dios.

- ¡En la época de los castillos los echarían a la candela...!

- Quieres decir que en la edad media los llevarían a la hoguera...

- Tú m'antendío...

- Y la cosa está así. A los cofrades... ¡ni tocarlos aunque hagan barbaridades! Te aseguro que no es más ni mejor cristiano el que es miembro de una hermandad que el que no lo es. Pero el personal se cree que las hermandades son sagradas y no es así. En todo caso, lo sagrado es la imagen que representa a Dios. Las hermandades, al fin y al cabo, la componen hombres y mujeres, con sus virtudes y sus defectos, con sus buenas obras y sus pecados.

- Po mira el Anónimo..., ya t'achao los caballos.

- Los caballos, como tú dices, me los puede echar cualquier fanático de las hermandades que, como este Ánonimo, nade en la incultura más arraigada de lo folklórico. Y es que la vida no puede mirarse a través de una cerradura. El mundo se entiende mirando a tu alrededor y conociendo diferentes posturas que a lo mejor abren tu mente. Fíjate, primo, en la categoría del Anónimo que comienza insultando, continúa cometiendo imprecisiones (aunque entrecomille, el sobrecito se parece a una carta en lo que yo me parezco a tí), sigue faltando al castellano, luego desvaría, hace demagogia y termina redundando en el insulto.

- Lo del desvarío y la.... mmm... ¿eulogia? no lo'ntendío.

- Sí hombre. ¿No ves que me insulta por tapar la cara de la imagen? Pues la cara la he tapado para que los extraños a ese lugar de la campiña sevillana... no identifiquen la imagen y evitar así que los señores que hablan en nombre de Dios sean más conocidos de lo que deben. Por otra parte, el escribir una crítica sobre algo muy criticable, no es ningún acto de valentía ni de cobardía y si este Anónimo quiere conocerme (que es muy fácil), que empiece por identificarse él.

- Amén. Y me pregunto yo... ¿qué pensarán de la "munidá" esa, to los que te han escrito comentario: el excomurgao, er pena, el hermano Juan, Carlos, Germán, la Magdalena...?

- (La "munidá" no primo, inmunidad, inmunidad cofradiera...) La verdad es que no sé qué pensarán. Desde aquí los invito a todos a que opinen, sin miedo y sin insultar... ¿eh?

15 comentarios:

Carlos Lobato dijo...

No le hagas caso al anónimo, Aguador. ¿El que ha escrito que se cree? ¿Te incita a que des tu nombre y el es un anónimo?
Espero que el que haya escrito esto lo haya hecho simplemente para "dar la lata" o para crear polémica y en realidad no piense así, aunque es muy probable que así sea...
Lo de la inmunidad es cierto, muchos cofrades (y lo podemos hacer extensivo al resto de estamentos de la iglesia), piensan que no se les puede criticar ¿por qué no? todo es susceptible de ser criticado. Por poner un ejemplo (lejano), recuerdo cuando se estrenó la película "Nadie conoce a nadie", como se rasgaron las vestiduras muchos cofrades porque en su trama las cofradías eran parte implicada y las mezclaban con juegos de rol...
¿Por qué pensáis que las cofradías, las hermandades, la iglesia están a salvo de las críticas, las bromas, las parodias...? Nunca he llegado a comprenderlo... Al igual que cualquier faceta de la vida,de la sociedad, cualquier estamento político, social, etc., puede estar expuesto a cualquier tipo de crítica o broma o chiste o parodia.
Un saludo y ánimo Aguador, que estamos en el siglo XXI y no en la edad Media y probablemente no nos quemen en una hoguera... ;)

Hermano Juan dijo...

Aguador: Parecía raro que en los comentarios no hubiera aparecido ya un personaje "anónimo" como el que ha aparecido en el comentario 31. Sabemos que hay personajes para todo, y creo que este tipo, los insultantes deben permanecer al margen de cualquier blog o foro como éste donde se intentan dar opiniones sobre temas cofrades, y siempre desde un respeto para todos los participantes.
Anónimo: Tú que criticas e insultas, y asusas para que el administrador muestre su nombre,por qué has hecho tu lo mismo, quedar en anónimo?? Esto es una muestra de cobardía. Como pienso que al que exige, a la vez debe ser exigido, tal vez deberías de haber dado sus datos para dejar constancia personal de tu berborrea mal sonante y acusica.
Todos los que participamos tenemos nuestras opiniones encontradas pero en ningún momento pasamos al insulto.

Aguador: Sobre el tema que expones, es cierto que parece que existe una cierta propiedad que tienen las Hermandades que es cierta inmunidad o intocabilidad, debido al poder que ha existido y que existe en la Iglesia y las Hermandades.
Ante esto no cabe más que si no se está de acuerdo con algo pues decirlo o expresarlo de alguna forma, teniendo en cuenta que vas a estar mal visto si a la mayoría no le interesa tus comentarios o perciben que vas contracorriente. Esto pasa en todas las Hermandades, por su forma de ser, por su política, por su estructura o historia. En las hermandades la mayoría de las veces hay que comulgar con ruedas de molino. Esto es un tema conocido aunque del que no se suele hablar mucho, es decir, temita tabú.
Carlos Lobato: No puedo estar de acuerdo contigo en cuanto a que las Hermandades deban estar expuestas a parodias, chistes y demás. Creo que debe de haber un respeto a unas creencias, a una cultura más o menos religiosa, más o menos folklórica, y sometiendo las hermandades a parodias o posibles chistes estamos dando lugar a que muchos creyentes se sientan ofendidos, porque esto de la fe suele ser muy personal.
Ejemplo: cuando una cofradía esté en la calle, y te la encuentres, en caso de que no te guste, ni venga ni te convenga, pues le das de lado, o bien pasas con respeto porque hay gente para todo, desde los que con la mediotajá y/o bien porque son unos irrespetuosos malintencionados, van molestando al cuerpo de nazarenos o a los que disfrutan con la cofradía.
Si no te gusta pues tampoco molestes.

Germán García dijo...

Aguador, me sumo a los comentarios de los amigos Carlos y Hermano Juan.
No son las formas de escribir un comentario. Todos debemos de participar de una manera respetuosa en relación a algún tema.
Carlos: te digo lo mismo que Hno. Juan, pienso como creyente que los chistes y parodias no debían de utilizarse en el campo religioso, porque entonces estaríamos "cachondeándonos" de Dios (que para los creyentes es un ser o un "algo" superior a nosotros, al que rezamos, recordamos y adoramos; y que nos merece todos nuestros respetos). Es mi opinión.

Er pena de Arahal dijo...

Con lo de "er pena de Arahal" creo que sobra para que me conozcan pero por si acaso, soy José María Gamboa, Teniente Hermano Mayor de la Hermandad que tiene como titular al Cristo al que se le ha tapado la cara, el Cristo de la Misericordia, el Señor de Arahal, y he seguido muy de cerca este post y puedo decir que siempre se ha intentado hablar con respeto y si alguien no está de acuerdo con algo lo puede publicar siempre respetando las cosas, como se ha hecho.

Te doy todo mi apoyo Aguador.

NOTA1: Biogeocarlos, nuestros amigos Juan y Germán llevan razón

NOTA2: Cuando aparece el hermano Juan es terrible sus comentarios

Carlos Lobato dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos Lobato dijo...

Entonces sobre lo que propone Aguador, ¿estáis de acuerdo con que las hermandades, y la iglesia gozan de inmunidad? ¿Y os parece bien que tengan esa inmunidad? Es lo que se deduce de vuestros comentarios. Un saludo chicos!

El Excomulgado dijo...

Amigo Aguador, estoy con Carlos, Pena, Germán, Hermano Juan en que el anónimo lo ha hecho muy pero que muy mal, en cuanto a las formas y su despotismo, ¡qué buena gente eres Anónimo! No iba contigo ni a recoger monedas...
En cuanto a lo demás, deciros que no linchéis a Carlos, que no era el proposito de este post, puesto que lo único que ha hecho es expresar su opinión y además bastante razonable. Por cierto que yo estoy de acuerdo con él en ese sentido ¿Por qué la iglesia y todo lo que la rodea tiene que ser inmune, por ejemplo a las bromas? ¿No es sano reírse de uno mismo y hacerse autocríticas? ¿Tanto trabajo cuesta aceptar una broma, una crítica?
El argumento de que los creyentes os sentís ofendidos está bastante manido ya, Hermano Juan; los no creyentes también nos sentimos ofendidos con muchas de las cuestiones que emanan o rodean a la iglesia y eso nunca se tiene en cuenta...
Por supuesto que estoy de acuerdo contigo en lo de que la gente que molesta, borrachos o no, durante las procesiones, deberían irse a otro lado si no les gusta y punto, pero yo me refiero a que no debería de haber ningún problema al usar la religión para hacer bromas o parodias, como se puede utilizar cualquier personaje político, o cualquier pintura o escultura...¿por qué no? ¿Qué opinas sobre los humoristas que imitan a los políticos? ¿verías bien una imitación de Jesús o su familia en plan humorístico?
Germán: ¿No crees tu que Jesús si era tan bueno como nos cuentan, se "cachondearía" de sí mismo? Yo pienso que se reiría hasta de su sombra...
¿Creéis que está justificada la reacción desmedida que tuvieron muchos integristas islámicos tras la crisis de las viñetas de Mahoma?
El argumento era el mismo que estáis esgrimiendo...
Pena: Por supuesto que Germán y Hermano Juan no llevan razón... je je.
Espero que la discusión no siga por estos derroteros, puesto que no creo que fuera la intención del Aguador al abrir este post. Así que Carlos, Hermano Juan y Germán tomad nota y no discutáis en este post sobre esto ¿ok? (A Pena no me dirijo con esto porque no suele entrar a discutir... je je)
Un saludo y un placer confrontar opiniones en este gran blog.
Quedad con dios que yo me quedaré sin él.

Er pena de Arahal dijo...

Amigo Excomulgado, las cosas como casi siempre no son ni blancas ni negras. En cuanto al humor con la iglesia, ni ser intocable, ni servir de cachondeo malintencionado, claro que se puede tener guasa, pero siempre con respeto y en entornos que así lo inviten, los curas son los primeros que hacen chistes de la iglesia pero siempre en un ámbito que se sabe que no va a ofender a nadie y se va a tomar como eso, como un chiste y no va a llegar a más.

Esto de las religiones, por mover grandes masas, puedes herir a mucha gente con un mal comentario inadecuado en el sitio inadecuado.

Hermano Juan dijo...

Pena: a partir de ahora voy a escribir telegramas stop, cambio y corto.
Excomulgado: Cuanto tiempo, no?. Nuestra intención no es ir contra Carlos, sino que como a él también le da por preguntar, pues le contestamos, y se da la casualidad de que algunos coincidimos en cierta opinión vertida en el post.
Mi opinión sobre el tema del post creo que la dejé expuesta.
Corto y cambio, que después me enrollo demasiado.
Un saludo, y quedad con Dios, o sin él.

Desde la acera dijo...

Yo le diría a este Anónimo que insultar, insulta del carajo (con perdón) pero escribir, ya podría cuidar un poco la escritura...

A todos los demás: que sí, que la mayoría de los cofrades se parapetan ante cualquier crítica y contraatacan al unísono, cual pandilla de... (¿animales que vayan de caza en manadas? ¿leones, hienas,...?)

Saludos a todos (incluido el Hermano Juan) ;)

El aguador dijo...

Amigos todos, he estado un poco (bastante) liado y no he comentado, ni en tiempo, ni en forma, como a mí me hubiese gustado.
Antes de nada, agradeceros a todos las muestras de ánimo y apoyo, aunque he de decir que el comentario de Anónimo no me ha quitado el sueño (mi preocupación está copada por asuntos muchísimos más relevantes que una frasesillas malsonantes, malescritas y sin mucha cordura).
Por otra parte, agradeceros la acogida de la reflexión que planteo. Como no puede ser de otra forma, pienso que muchos de los individuos que conformamos las hermandades nos creemos a salvo de la crítica y en posesión de la verdad absoluta. Craso error. Como ya sabéis los que me conocéis, hace unos años sufrí la cólera del sector cofrade por hacer públicas unas cuestiones que se debatían en los corrillos semanasanteros. A pesar de "apechugar" con aquello, hubo alguno que se desvivió por humillarme cual energúmeno fascista. Y lo superé. Otros, más afines a mí, miraron hacia otro lado e incluso me reprocharon las insignificantes salpicas que les cayeron como consecuencia del ataque a la hipocresía imperante y la defensa de sus propios sentimientos. También lo superé aunque me costó más.
En cuanto a vuestros comentarios, aunque en general noto que la mayoría está posicionada junto a mí en el tema de la "inmunidad cofradiera" percibo que a alguno le ha venido bien el comentario de Carlos sobre la parodia para tirar balones fuera y no expresar su opinión con claridad, pero bueno... todavía podemos afinar un poco para sacar una conclusión concluyente, valga la redundancia.
Gracias a todos y saludos!

Germán García dijo...

¡Qué sorpresa me he llevado!
Has cambiado el blog. Ahora me gusta más, con la imagen de Nuestro Padre en la cabecera.
¡Enhorabuena por el trabajo!

Psicólogo dijo...

El fin esta cerca...
y cada uno recogerá lo que siembra...
Vais a recibir el castigo de Dios por utilizar su Palabra en vano; dejad ya de difamar su Santo Nombre.
Espero que aquí acabe esta discusión.
Quedáis advertidos...

Aguador: recuerdas este comentario, también escrito por un anónimo?

No sé si el Anónimo que te ha insultado es el mismo que escribió esto. Estoy haciendo un análisis de conducta pero no tengo muchos datos. Si es el mismo individuo, está claro que... no necesita un psicólogo, NECESITA UN PSIQUIATRA.

Saludooooooooooooooos

El aguador dijo...

Germán: ya me había cansado de la plantilla anterior. Además, tenía un código html muy complejo por las imágenes de la cabecera y las que enmarcaban los diferentes gadgets...
Así consigo un poco más de luminosidad y sobre todo, el espacio que no tenía. Gracías por tus palabras!

Psicólogo: no sé si el anónimo será el mismo, aunque veo que tu diagnóstico lo tienes claro ¿no? jiú, jiú... Saludos!

Er pena de Arahal dijo...

Ya se aburrió este post también. Publica otra cosa que lo del disco, por mucho que el hermano Juan haya echado el anzuelo creo que para pocos pescados va a dar.