19 de octubre de 2008

¡No a los cirineos!

Creo que a estas alturas de la película, pocos entienden o comparten la posición de la Iglesia. En otra vuelta de tuerca, los obispos se han posicionado contra el nacimiento de Javier, el Mesías que ha nacido en octubre, y contra la puesta en práctica de los avances de la ciencia.
En esta ocasión, la investigación y el desarrollo científico dignificarán y alargarán la vida de Andrés -el niño de 6 años que sufre beta-Talasemia major-, evitando a su vez que su hermano recien nacido contraiga la misma enfermedad. Sin embargo, parece ser que esto no agrada a la Conferencia Episcopal Española.

Sepan los señores de negro que cual Simón de Cirene la ciencia ha ayudado a Andrés a soportar el peso de la cruz y ha impedido que Javier tome la suya. ¿Es esto ir contra Dios? ¿Es incompatible disfrutar del nacimiento de un hijo sano y que además traiga la salvación a su hermano? ¿No es Dios el que nos pide que luchemos por vivir? ¿No es el Maestro quien quiere que disfrutemos del Sol, de los pajaros y de todo lo maravilloso que nos ha regalado? ¿No es el propio Dios quien aceptó ser ayudado por un cirineo cuando iba por la calle de la Amargura? ¿Fue entonces inmoral la ayuda de Simón a Jesucristo?

Bendito y agraciado es el Señor que está en el Cielo porque si estuviera en la Tierra, la propia Iglesia Católica, Apostólica y Romana lo condenaría a Muerte.



Entradas relacionadas:

5 comentarios:

Anónimo dijo...

La iglesia es lo que tiene, que no se creen ni lo que ellos mismos predican. La mayoría de los curas, obispos, papas... seguramente que no se creen al propio dios que pretenden VENDER. En mi modesta opinión, la iglesia católica, apostólica, romana (y la española también...) no es más que un gran negocio que dura ya más de 2000 años.

Buena entrada compañero.

El Excomulgado.

José de Arimatea dijo...

Sí, es como cuando Jesús expulsó a los mercaderes el templo.

Hermano Juan dijo...

Que cierto es aquello que dices, hermano. El avance retrogrado de la Iglesia magnifica las injusticias con algunos desfavorecidos. Sí a los Cireneos, y no a los Cirineos.
Me alegro de escucharte.
Un saludo,

El Hermano Juan

El aguador dijo...

¡Qué alegría, Hermano Juan! Me ha gustado lo de Cir-ineo/-eneo. Espero que frecuentes este sitio con más asiduidad. Saludos ;)

Hermano Juan dijo...

Lo intentaremos, según el tiempo que vaya teniendo a ver si me aficiono a esto de los blog.