27 de agosto de 2008

GRANIZOS PARA... LA TOMATINA

La Tomatina es una fiesta que se celebra en el municipio valenciano de Buñol, en la que los participantes se arrojan tomates los unos a los otros. Enclavada dentro de la semana de fiestas de Buñol, la Tomatina se celebra el último miércoles del mes de agosto, es decir, hoy, el día del derroche. Sí, porque en las fiestas se suelen cometer excesos pero en ésta en particular, el exceso alcanza el grado de derroche: se desperdician 120.000 kilos de tomates "maduros pero no pasados" -según la organización- que podrían dar de comer a miles de personas durante una semana.

En la web de la fiesta, aparecen las ventajas de lo que los organizadores llaman Efecto Tomatina y que reproduzco totalmente: El tomate que lanzamos en la tomatina, no esta verde, esta maduro pero no pasado, de esta forma es facil de aplastarlo antes de lanzarlo, por que si lo lanzamos antes de aplastarlo, podriamos hacer daño a alguna persona. Pese a que parezca una porqueria, cuando la gente se embadurna de tomate, de alguna forma esta limpiando su piel de impurezas, ya que es acido y limpia desinfectando. Las calles del pueblo, que son de adoquin, quedan impolutas despues de la tomatina, ya que durante el año son como en todos los lugares, y una ves el paso de la tomatina, el adoquin queda blanqueado, ha sido limpiado con "tomatina", desinfecta y limpia a fondo todas las superficies.

¡Qué excelencia la del tomate! Claro, los grillos no son tontos... Pero, al ver en las noticias de la tele la labores de limpieza me planteaba lo siguiente: a parte del derroche de tanto poder desinfectante, ¿cuánto litros de agua se emplean en las tareas de restauración de casas y calles? ¿A dónde irá el jugo de tomate que arrojaban por las alcantarillas? ¿Tendrá este municipio una depuradora de aguas residuales o irá todo el líquido rojo directamente a cauce? ¿Dispondrá la EDAR de un balsa de acumulación para distribuir en el tiempo la descomunal carga contaminante que de forma natural destruiría la biomasa encargada de la depuración?

Entiendo que en este pueblo se trabaje por el turismo pero por favor, no se justifiquen ni hagan apología del derroche tal y como parece que muestran orgullosos en un apartado de la web que titulan "Bienvenidos al derroche. Numerosos pueblos cuentan en sus fiestas con 'guerras' en las que se lanza agua y comida"

Esto no merece otra cosa que una granizada pero no de limón refrescante, sino de granizos del tamaño de tomates maduros pero no pasados con propiedades desinfectantes. Y aunque aparezca en el encabezado, esto no lo firmo como El Aguador sino como El Aguafiestas.

1 comentario:

Carlos Lobato dijo...

Muy bueno Aguador! Dale caña a las tomatinas varias. ;)